El síndrome fibromiálgico es un trastorno de la modulación del dolor de etiología desconocida que se caracteriza por dolor músculoesquelético difuso, crónico y por la existencia en el cuerpo de multiples puntos anormalmente sensibles a la palpación digital que se conocen como tender points.

Probablemente la fibromialgia se produce por afectación central acompañada de una deficiente modulación periférica que producirá una alteración en la percepción del dolor. A nivel central existe una deficiencia del sistema inhibitorio del dolor con disminución de los niveles de serotonina y un aumento de substancia P. A nivel periférico se encuentran alteraciones en la microcirculación muscular con disminución del pO2 y una disfunción simpática.

La fibromialgia se clasifica en tres grupos:

Fibromialgia primaria, la que se presenta en ausencia de otra patología que permita explicar los síntomas.

Fibromialgia concomitante, asociada a otra patología. Por ejemplo, la artrosis puede explicar el dolor localizado de estos pacientes, pero no explica el dolor difuso, ni la existencia de tender points.

Fibromialgia secundaria en presencia de una patología subyacente y que seguramente es su causa. Pacientes con polimialgia reumática y polimiositis con criterios de fibromialgia.


La prevalencia de FM en la población española es de 2,37%. 

Aproximadamente unas 700.000 personas mayores de 20 años cumplen criterios diagnósticos. 

Por cada hombre afectado existen 20 mujeres. 

Los picos de prevalencia coinciden con décadas de edad de productividad laboral, siendo rara en ancianos.

Los determinantes más importantes para la presencia de FM en la población española son,: ser mujer, tener otras enfermedades crónicas y vivir en un medio rural..

La FM se asocia con frecuencia a otros trastornos crónicos, especialmente a hipertensión arterial, hipercolesterolemia y depresión.

La FM afecta de forma muy significativa a la capacidad funcional y la calidad de vida, independientemente del sexo, la edad, el nivel de estudios y la presencia de comorbilidad.

Entre las personas con FM, asociada o no a otras enfermedades musculoesqueléticas, el 11,5% recibe compensaciones por incapacidad laboral..

El diagnóstico de fibromialgia se hará cuando se cumplan los dos criterios. 


Sensibilidad del 88% y especificidad del 81%. 

Un 12% de casos fibromialgia no son diagnosticados y hasta casi un 20% de casos con diagnóstico de FIBROMIALGIA no lo son. 

La presencia de un segundo trastorno clínico no excluye el diagnóstico de fibromialgia 


Otros síntomas son:

  • Cansancio, presente en el 75-90 % de los casos. Se trata de una fatiga típicamente matutina, agravándose y siendo importante por las tardes. La inactividad prolongada, así como la actividad la empeoran. 
  • Alteración del sueño, sueño ligero y poco reparador ( EEG: durante el sueño aparece intrusión de las ondas alfa sobre las delta en la fase no- REM del sueño ).No suele existir dificultad en la conciliación, ni despertar precoz, sino un descanso no reparador 
  • Distress emocional, mayor incidencia de ansiedad- depresión que la población general,
  • Rigidez matutina, Parestesias y entumecimiento de las extremidades superiores e inferiores sin neuropatía, Tumefacción subjetiva de partes blandas
  • Alodinia en la espalda y pantorrillas. Este signo se encuentra en la fibromialgia como un aumento de la sensibilidad a la palpación de un pliegue cutáneo en la zona alta del músculo trapecio.

Síntomas asociados son:

  • colon irritable (50%), 
  • cefaleas tensionales o migrañas, 
  • síndrome premenstrual, 
  • cistitis de repetición, 
  • síndrome de Raynaud, hipersensibilidad al frío, 
  • sequedad ocular, salival y vaginal,
  • hipersensibilidad a comidas, fármacos y otros alergenos. 
Se puede encontrar un dermografismo positivo. Se trata de una hiperemia reactiva cutánea provocada por una presión local firme sobre la zona medio-alta de la espalda. El dermografismo se relaciona con reflejos vasculares neurogénicos asociados a una sensibilización nociceptiva periférica.

Aunque se acepta que el dolor en la fibromialgia es de origen muscular, los enzimas musculares, la electromiografía y la biopsia muscular son normales. Existe un aumento de sensibilidad al pellizco de la piel, que se valora por medio de un rodamiento suave y horizontal de la piel por toda la parte posterior del cuerpo. Dermografismo ( hiperemia reactiva tras pellizcar el rodete de piel). 

Livedo reticularis sobre todo tras exposición al frío.



Tratamiento de la fibromialgia

Debe considerarse como programa terapéutico:

1.- Explicar al paciente la naturaleza de su enfermedad, que consiste en un estado de menor tolerancia al dolor, por disminución en la eficacia de los mecanismos que a todos nos protegen del mismo. Hay que decirle cuales síntomas son debidos a la fibromialgia y cuales no y que es benigna.

2.- Valoración y tratamiento de alteraciones psicológicas asociadas, porque si no se tratan, será más difícil el tratamiento de la fibromialgia. El aprendizaje de técnicas de relajación y la hipnosis pueden ser útiles.( entrenamiento de bio-feedback con control EMG, 5 semanas) 

 3.- Cambios en la conducta, que son difíciles de conseguir. 

El paciente tiene que aceptar que tiene un proceso doloroso crónico y que su actitud va a ser fundamental, marcándose objetivos concretos y realistas que debe esforzarse en conseguir. 

 Son útiles las técnicas de tratamiento cognitivo- conductual de dolor crónico mediante las cuales el paciente desarrolla el autocontrol de su sintomatología. El programa sirve para favorecer la adecuada percepción de la enfermedad por parte del enfermo y su forma de afrontarla. Además para confrontar su experiencia personal con la de otros pacientes.

4.- Evitar sobrecarga mecánica, evitando esfuerzos inútiles, corrigiendo alteraciones posturales. La obesidad es una sobrecarga.

5.-Acondicionamiento físico. Realización de un ejercicio físico regular. Caminar, nadar, montar en bicicleta por terreno llano. Posteriormente se entrará en un programa más intenso de ejercicio aeróbico.( entrenamiento cardiovascular aeróbico, 5 meses)

6.- Tratamientos locales.- 

 Cuando el número de zonas muy dolorosas es limitado y los puntos se identifican bien puedes ser útiles las infiltraciones con a. locales , el estiramiento de la zona tras aplicación de frío con spray y el masaje profundo. El a. local no debe contener epinefrina, que es miotóxico. Tampoco es aconsejable infiltrar con corticoides. Estos deben reservarse par las infiltraciones de fascias, cápsulas, ligamentos y bolsas serosas.

7.- Tratamiento farmacológico. Se han usado desde hace tiempo, los analgésicos ( paracetamol, metamizol, ibuprofeno) y AINE , sin demostrar resultados a corto plazo superiores al placebo.

Tampoco han demostrado ser eficaces los corticoides a bajas dosis.

Los fármacos más indicados son los antidepresivos tricíclicos a dosis analgésicas (Tryptizol, fenfluramina), doxepina, la ciclobenzaprina (Yurelax) solos o asociados a analgésicos entre los cuales hay que considerar el tramadol por su acción serotoninérgica. 

Creado por Dr. Juan Miguel Alfaro Moya