Dolor y Diabetes



 En pacientes diabéticos con mas de 15 años de evolución de su enfermedad

  • el 44% tenían  neuropatia.
  • el 52% tenían retinopatía.
  • el 40% ademas habían tenido alguna incidencia cardiovascular.
  • el 11% ya había tenido úlceras en los pies.

La mitad de la población esta seriamente dañada e incapacitada para cualquier labor.


Es una reflexión que debemos hacernos a tiempo, mientras podemos tomar medidas paliativas contra la evolución de la diabetes, porque cuando estos diagnósticos se hacen ya hay menos posibilidades de éxito.


Se denomina NEUROPATIA DIABÉTICA. a los signos y síntomas producidos por la afectación de los nervios periféricos como consecuencia de la diabetes.

 Se presenta entre el 30 y el 60% de los pacientes diabéticos, aumentando la posibilidad de afectación nerviosa al aumentar la edad del paciente y los años de evolución de la enfermedad.

 

La neuropatía diabética consiste en el daño de los nervios como consecuencia de la diabetes. Aparece en la mitad de los pacientes con diabetes de larga evolución, tanto con diabetes mellitus tipo 1 como con diabetes mellitus tipo 2. 

Existen diferentes tipos de neuropatía:

  • Polineuropatía diabética. Es la forma más frecuente. Consiste en la afectación paralela y simétrica de los nervios que van a las piernas.
  • Radiculopatía diabética. Consiste en la alteración de las raíces nerviosas que salen de la médula espinal.
  • Mononeuropatía diabética. Consiste en la afectación aislada de un determinado nervio.
  • Neuropatía autonómica. Consiste en la afectación de los nervios que controlan la presión arterial, la frecuencia del corazón, la sudoración, el movimiento del intestino, etc. ocasionando síntomas muy variados.

Los síntomas que produce la neuropatía diabética son muy variados y dependen del tipo de neuropatía:

Polineuropatía

En muchos pacientes no produce ningún síntoma y sólo puede demostrarse al realizar una exploración de la sensibilidad y de los reflejos de las piernas o al realizar un electromiograma. 
En otros, el paciente refiere molestias en las piernas en forma de hormigueos (parestesias), acorchamiento, quemazón, punzadas, sacudidas eléctricas o alteraciones en la sensibilidad (no notar cuando se les toca, no notar el dolor o, al contrario, notar un dolor exagerado ante un mínimo daño). 
En otros pacientes se produce un claro dolor en las piernas, más intenso en reposo y más frecuente por las noches en la cama. En ocasiones las molestias pueden llegar a desaparecer con el tiempo. La falta de sensibilidad en las piernas favorece el desarrollo de heridas en los pies al no notarse que se están formando por la ausencia de dolor. 
Debe por tanto vigilarse con detenimiento la posibilidad de heridas a dicho nivel para tratarlas de forma inmediata.

Radiculopatía

Produce dolor en el territorio de una raíz nerviosa. 
Generalmente se manifiesta como una ciática, es decir, un dolor que recorre toda la pierna desde la nalga, en ocasiones acompañado de pérdida de fuerza. 
También puede tratarse de un dolor desde un costado o desde la región lumbar que se viene hacia delante, hacia la parte del pecho o hacia el abdomen, en un único lado o dolores que afectan a la parte anterior del muslo. 
Suelen ser autolimitados y desaparecer después de unos meses.

Mononeuropatía

Se caracteriza por dolor y/o pérdida de fuerza en la distribución de un único nervio. 
La afectación de algún nervio de la cara puede producir visión doble, caída de un párpado o parálisis facial con desviación de la boca.

Neuropatía autonómica

La afectación de los nervios que controlan el corazón o el aparato circulatorio puede producir mareo, sobre todo al incorporarse de la cama o un sillón (hipotensión ortostática) y alteraciones en el ritmo del corazón, el cual puede acelerarse (taquicardia) o enlentecerse (bradicardia). 
La afectación del aparato digestivo puede producir digestiones pesadas,reflujo de comida hacia la boca, diarrea o estreñimiento. 
Puede haber una sudoración exagerada o falta de sudoración.
Creado por Dr. Juan Miguel Alfaro Moya